James Rodríguez tendrá la Nacionalidad Española en Tres Meses, sí o no?

A punto de finalizar la temporada 2016-2017, el mercado de fichajes empieza a coger ritmo y eso se empieza a notar en la rumorología que surge alrededor de clubes y futbolistas, por ejemplo, el mes pasado, a raíz de una oferta de un club inglés por el Sr. Rodríguez, en la que se incluía el requisito de que tuviera la condición de jugador comunitario, se publicó el titular que precede a este artículo: “James Rodríguez tendrá la nacionalidad española en tres meses” .

A cualquier jurista, aunque no esté muy familiarizado con el Derecho de Extranjería, seguro que le habrá llamado la atención que se haya fijado el plazo de tres meses.

Haciendo un breve recordatorio, la nacionalidad puede ser automática de origen por filiación (ius sanguinis), o por nacimiento (isu soli) conforme al art. 17 del CC en sus apartados a y b. A priori, parece ser que este no sería el supuesto.

No obstante, también puede ser adquirida. El modo más habitual es por razón de residencia, ligándola a que ésta sea legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición, este último detalle es causa de un porcentaje altísimo de denegaciones, como sucedió con el caso, también muy sonado, de la denegación de nacionalidad al violinista Ara Malikian hace unos años.

Esta residencia se vincula al cumplimiento de determinados plazos, siendo el general de 10 años, y dando cabida a diversas excepciones (art. 22 CC):
De 5 años, si se ha obtenido la condición de refugiado en España
De 2 años, cuando se trata de nacionales de origen de países cuya vinculación con España ha sido o es muy estrecha, y en concreto de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o sefardíes.
De 1 año en el caso de haber nacido en territorio español, no haber ejercitado en plazo la facultad de optar, haber restado sujeto a tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante los dos años consecutivos , o continuare en dicha situación, el llevar un año casado con cónyuge español sin que conste separación legal, el cónyuge supérstite, si a la fecha del fallecimiento no constara separación legal, y el nacido fuera de España de progenitor, abuelos que originariamente hubieren sido españoles.

De acogerse a este procedimiento de adquisición de nacionalidad española, parece que siendo el Sr. Rodríguez nacional de Colombia (país del que no cabe duda las vinculaciones históricas y socioculturales que comparte con España), y residente legal desde hace casi tres años, sólo le restaría presentar el diploma obtenido con la prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales (CCSE), ya que estaría exento de la prueba de conocimiento del idioma español (DELE).

La escueta noticia ya informa que el Sr. Rodríguez ya dispondría de los exámenes preceptivos para obtener la nacionalidad española por residencia, y que sería cuestión de tres meses que fuera español.

Sin embargo, cualquier profesional del Derecho recordará que en los meses (y años) precedentes, numerosos medios de comunicación se hicieron eco del retraso del que adolecían los expedientes de tramitación de nacionalidad, situación que llegó a motivar varias encomiendas de gestión al Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles de España para la tramitación de expedientes de nacionalidad por residencia desde el 2012, para intentar paliar dicha demora.

En más, en este mes de mayo de 2017 se han comenzado a tramitar los expedientes que llegaron al Ministerio de Justicia en enero de 2015, más de dos años de retraso.

Luego, es imposible que se pueda adquirir la nacionalidad por residencia en un plazo tan breve haciéndole de mejor condición que al resto de peticionarios.

Así que la única opción que le queda para poder aceptar la oferta del club inglés pasaría por la adquisición de la nacionalidad por carta de naturaleza contemplada en el art. 21 CC., que es otorgada de manera facultativa por Real Decreto cuando en el interesado concurran circunstancias excepcionales.

Este supuesto ofrece dos problemas distintos, en primer lugar, el concepto indeterminado de “circunstancias excepcionales”, y en segundo lugar, la discrecionalidad del Gobierno que valorará los motivos políticos y de interés nacional, y cualesquiera otros que a juicio de aquél que sean de carácter “excepcional” a la hora de decidir o no que un extranjero adquiera la nacionalidad española por carta de naturaleza, ya que no se prevé un procedimiento administrativo concreto, donde se detallen que circunstancias precisas autorizan este tipo de adquisición de nacionalidad.

En los últimos tiempos destacan las cartas de naturaleza a miembros de la oposición venezolana y sus allegados, como la concedida a la familia de Leopoldo López, la aprobada hace solo unos meses para el director del periódico venezolano “El Nacional”, o la de un torero peruano.
Editorial Jurídica Sepin: http://blog.sepin.es/2017/05/james-rodriguez-nacionalidad-espanola/

Proposición de Ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los descendientes nacidos en el extranjero de españoles.


  • Finalidad: eliminar las injusticias surgidas por la falta de reconocimiento a ciertos casos específicos de españoles y sus descendientes que mantienen “fuertemente sus raíces y su identidad”. Mediante la Ley 52/2007, por la que se reconocen y amplían los derechos y se establecen medidas a favor de los que padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, permitió adquirir la nacionalidad a los descendientes hasta el primer grado, pero excluyó a los nietos de aquellas españolas de origen, nacidas en España y casadas con un no español antes de la entrada en vigor la Constitución de 1978 y que perdían la nacionalidad al contraer matrimonio con un no español. También a los hijos mayores de edad de quienes obtuvieron la nacionalidad de origen mediante la DA 7ª Ley 52/2007, así como a los nietos de españoles nacionalizados al país de acogida por cuestiones económicas antes del nacimiento de su hijo y a los nietos que habiendo ostentado la nacionalidad la perdieron por no ratificar su deseo de conservarla al cumplir la mayoría de edad. “Estas situaciones –según el Grupo Parlamentario– comprometen el estatus jurídico de los españoles en el exterior, en especial de sus familias, por darse casos donde en un núcleo familiar unos son españoles y otros no, con todas las complicaciones que generan las asimetrías en cuanto al acceso de la nacionalidad”.

  • Solicita: la concesión de la nacionalidad española de origen a los hijos nacidos en el exterior de aquellos españoles emigrados que hayan conservado, recuperado o perdido su nacionalidad independientemente de las causas socio-políticas y económicas que determinaron dicha pérdida. En concreto, podrán optar por la nacionalidad española de origen los hijos de aquellas personas originariamente españolas nacidas en el extranjero y los hijos, menores y mayores de edad, de aquellos que optaron o que podrían haber optado por la nacionalidad de origen. Es decir que podrán acceder a la nacionalidad española todos los nietos nacidos en el extranjero independientemente de si sus abuelos mantuvieron, recuperaron o perdieron la nacionalidad española y aquellos nietos que habiendo ostentado su nacionalidad española, les fue privada por no ratificarla a su mayoría de edad. 

  • Documentación: los hijos de españoles emigrados deben aportar certificado de nacimiento del interesado, expedido por un registro civil local en el extranjero, así como del padre o de la madre expedido por un registro civil español; los nietos de abuelos españoles emigrados, deben aportar los mismos requisitos que los hijos; ahora bien, en el caso de que los progenitores no hayan sido inscritos como españoles, aportarán el certificado expedido por un registro civil consular o por un registro civil extranjero; finalmente, los hijos de aquellos españoles que optaron o que podrían haber optado por la nacionalidad española, además de los requisitos expuestos anteriormente, también deberán aportar certificación de nacimiento de los abuelos y de los bisabuelos en el caso de que los padres del interesado no hubiesen optado por la nacionalidad de origen.
  • Plazo de resolución: las solicitudes de adquisición de la nacionalidad habrán de ser resueltas en el plazo máximo de seis meses desde que se hubiese entregado toda la documentación en el registro civil consular.

Documentos para tramitar su Nacionalidad España y Ciudadanía Italiana

Partidas de España, Italia, Argentina, Brasil todo Mercosur y Resto de América.

Tramitamos Partidas de Nacimiento Matrimonio Defunción y Certificado de Antecedentes Penales en España, Italia, Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Colombia, Paraguay y Uruguay, Perú, México, Estados Unidos y demás países de Europa:

Partidas de Argentina con Apostilla de La Haya:
Partidas de Capital Federal: Euros 90.-
Partidas de la Pcia. de Buenos Aires: Euros 120.-
Partidas de las demás Provincias: consultar.-
Partidas de España: Euros 80.-
Partidas de España con Apostilla: Euros 50.-
Partidas de Italia Plurilingües para España: Euros 120.-
Partidas de Italia para Argentina (Internacional): Euros 120.-
Partidas de Italia adicional por Apostilla: Euros 50.-
Partidas de Brasil legalizada para Argentina: Consultar.-
Partidas en Uruguay legalizadas para Argentina: Consultar.-
Partidas en Paraguay legalizadas para Argentina: Consultar.-
Partidas en Bolivia legalizadas para Argentina: Consultar.-

Las partidas de Argentina con apostilla para el exterior que se soliciten dentro de Argentina tendrán descuento especial.

Certificado de antecedentes penales España con Apostilla: Euros 80.-
Certificado de antecedentes penales Italia con Apostilla: Euros 150.-
Certificado de antecedentes penales Brasil: Euros Consultar.-

Para todos los envíos remitimos la documentación por correo urgente certificado.

La angustia del Brexit: los británicos hacen fila para convertirse en españoles

La angustia del Brexit: los británicos hacen fila para convertirse en españoles

Este año se dispararon un 431% los pedidos de nacionalización con el objetivo de retener las ventajas de la ciudadanía europea; las autoridades no dan abasto con las solicitudes

MADRID.- "Somos los rehenes del Brexit." Camila Hillier-Fry cuenta que vive en un mar de incertidumbre desde el referéndum que disparó la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE). Inglesa afincada desde hace años en España, teme perder derechos que creía garantizados: la residencia, el acceso a la sanidad pública y el permiso para trabajar.


Ahora que la ruptura va en serio afronta un dilema emocional. Se plantea renunciar a la ciudadanía británica y hacerse española, el único camino seguro que se le abre para sortear el limbo legal en que la deposita la política de la primera ministra británica, Theresa May.

Hay cientos que ya dieron ese paso angustioso. Las inscripciones de británicos para pasar el examen de ciudadanía española aumentaron un 431% desde enero en relación a la media del año anterior, según cifras oficiales del Ministerio de Justicia.


Las autoridades no dan abasto con las solicitudes. España es el país europeo con más expatriados británicos: 308.821 figuran en el padrón (casi el doble que en Francia). Gozan por ahora de los mismos derechos que los locales, excepto la posibilidad de votar en elecciones generales o autonómicas.

"Si Gran Bretaña sale de la UE sin acuerdo, como amenaza May, todos nuestros derechos europeos se extinguirán de golpe. Nadie piensa en nosotros", se queja Hillier-Fry, socia de una consultora de recursos humanos y fundadora de la plataforma Eurocitizens, que pelea para que a los residentes en el exterior se le extiendan en el tiempo los derechos que da la ciudadanía europea.


Entre las libertades en riesgo figura la circulación y residencia en los 28 países del bloque, la posibilidad de trabajar sin tramitar permisos y el reconocimiento automático de títulos universitarios.

La situación se hace más delicada para los jubilados británicos que eligieron mudarse a la costa valenciana o andaluza -el grueso de la comunidad-, a quienes las consecuencias del Brexit podrían dejar sin cobertura médica pública en un momento de la vida en que ningún seguro privado los aceptaría.

"Imagina la situación que se le plantea a una persona mayor, que la única manera de mantener esos beneficios lógicos consiste en renunciar a su patria", explica Michael Harris, otro activista forzado por las circunstancias. Es escritor, vive desde 1982 en Madrid y ahora, a los 61 años, pasó los dos exámenes -idioma e integración- requeridos para la concesión del pasaporte español.

España no tiene un acuerdo de doble ciudadanía con Gran Bretaña y no permite que los británicos naturalizados sigan usando su nacionalidad original. En cambio, a un español que adquiera la nacionalidad británica se le consiente tener las dos si solicitan esa voluntad.

George Thomas, de 76 años, es otro de los que inició el amargo trámite que lo llevará a abandonar a su condición de británico. "A esta altura de mi vida no puedo arriesgarme a que España quede obligada a imponerme condiciones desfavorables", dice. Hace 18 años que vive en Javea, un pueblo de playa donde hay censados 5000 ingleses sobre 27.000 habitantes. Él llegó a ser concejal socialista y aprovecha su posición para convertirse en vocero de sus connacionales.

Una ruptura por las malas afectaría también a los miles de jubilados británicos que tienen propiedades en la costa mediterránea y pasan largas temporadas allí. Ahora peligra su libertad para entrar al país sin trabas y para usar la salud pública.

Los ingleses afincados en España mantenían la esperanza de que el proceso del Brexit fuera amigable y atendiera los derechos de los expatriados. Pero desde que la semana pasada May invocó el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inició a las negociaciones de salida, la discusión se volvió agria.
Detonante

Desde ese momento, entre Madrid y Londres estallaron tensiones inesperadas.

El detonante fue la decisión del Consejo Europeo de concederle a España poder de veto en cualquier acuerdo que la UE alcance con Gran Bretaña sobre la situación de Gibraltar, el enclave del sur de la península ibérica sometido a una disputa de soberanía desde el siglo XVIII.

Michael Howard, ex líder de los conservadores, enturbió las relaciones al advertir que May estaría dispuesta a defender la soberanía británica de Gibraltar como hizo Margaret Thatcher en las islas Malvinas. La primera ministra bajó el tono 48 horas después, pero sin condena explícita de la amenaza de guerra.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, contraatacó con la sugerencia de que su país apoyaría el ingreso de Escocia en la UE. Un escenario que requeriría primero otro referéndum de independencia, algo a lo que May se resiste.

Para los británicos que viven en España el ruido diplomático complica la expectativa de un acuerdo bilateral que blinde los derechos de los respectivos migrantes después del Brexit.

"La situación es parecida a la que sufren los españoles [132.000, según cifras oficiales] que viven en Gran Bretaña. Somos moneda de cambio y nadie tiene en cuenta dónde nos dejan", insiste Hillier-Fry. La mayoría empieza a resignarse a cambiar de ciudadanía. La historia se repite en casi todos los países de la UE.

La opción más lógica es Irlanda, de vínculos muy cercanos con Gran Bretaña y que permite la posibilidad de tener la doble nacionalidad.

Pero también hay ingleses que rastrean sus raíces en Italia -país más permisivo de lo normal en la concesión de pasaportes- o investigan leyes de reparación, como la vigente en Alemania para descendientes de personas perseguidas durante el nazismo, o la que rige en Portugal para judíos de origen sefardí.

Fuente:http://www.lanacion.com.ar/2007121-la-angustia-del-brexit-los-britanicos-hacen-fila-para-convertirse-en-espanoles

Las reformas que se necesitan para adquirir la Nacionalidad Española

Legislar es complicado, no sólo por el hecho de “ordenar” situaciones delicadas, sino porque también es muy difícil satisfacer a todo el mundo.

Si además se hace deprisa y corriendo, es posible que aparezcan fallos que, obviamente, habrán de subsanar cuanto antes, y con las prisas, lo que ha venido siendo habitual ha sido añadir lo que falta en otra norma, y así tenemos la legislación española, las materias dispersas e incorporando un plus de complejidad a los esforzados abogados a los que se les exige estar al día en todo momento sobre cualquier asunto. Pasa en todos los ámbitos y por poner un ejemplo, en materia de nacionalidad.

Si todos los asuntos que toca el Derecho son sensibles, imagínense las cuestiones de ciudadanía que tiene tantísimas consecuencias tanto en la esfera de la vida pública como en la esfera de la vida privada.

Es el propio Ministerio de Justicia el que tiene que elaborar año tras año unas tablas sobre nacionalidad y el estado civil, con el riesgo de no incluir alguna de las modificaciones existes. Y no debe ser tarea sencilla, sólo de nacionalidad tienen tres hojas de normativa que tienen que vigilar si siguen vigentes, o si han sufrido modificaciones.

Por eso de entre todas las tareas que les encomendaría, una de ellas sería una propuesta de Ley Integral sobre Nacionalidad, a modo de Texto Refundido, que dé unidad a toda la normativa dispersa, pudiendo inspirarse en el Tratado Europeo de Nacionalidad, o incluso firmándolo y ratificándolo y sobre todo que de respuestas a situaciones que se han ido creando, por citar algún ejemplo, para saber si existen facilidades para su adquisición en casos que a día de hoy no contempla la Ley como son las siguientes situaciones: 

hijos de quienes adquirieron la nacionalidad, descendientes a su vez de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio. (LEY 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, SP/LEG/4491), 

hijos mayores de edad de quienes hubieran recuperado la ciudadanía española, 

descendientes de quienes originariamente fueran españoles, 

nietos de abuelas que no transmitieron la nacionalidad española,

hijos de quienes nacidos españoles son residentes en el extranjero pero no comunicaron en plazo su deseo de mantenerla, y ahora quieren recuperarla.

Permiso de residencia por compra de residencia

El 27 de septiembre de 2013, se aprobó la  Ley 14/2013 , de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Que se publicó en el B.O.E. del  Sábado 28 de Septiembre de 2013. Entre otras cuestiones, recoge la posibilidad de que inversores extranjeros obtengan un permiso de residencia de España por la compra de una vivienda. A este respecto, el proyecto inicial de obtención del permiso de residencia por compra de una vivienda de 160.000  euros, incrementada luego a 500.000 Euros, así como se recoge agilizar  los visados de residencia para inversores extranjeros.
Aquí reseñamos los aspectos mas importantes sobre la obtención de residencia por compra de una vivienda en España:

1-Visado de residencia para inversores extranjeros:
Se considera como inversión , la adquisición de  bienes inmuebles en España con una inversión por valor igual o superior a 500.000 euros .

2-Efectos del visado para inversores:
La concesión del visado de residencia por parte el inversor extranjero , constituirá título suficiente para residir en España durante al menos un año.

3-Autorización de residencia para inversores extranjeros:
Los inversores extranjeros que quieren residir en España, pueden solicitar la residencia  para inversores y tienen que cumplir los requisitos siguientes:
– Ser titular del visado de residencia para inversores.
– Haber viajado a España al menos una vez durante el periodo autorizado para residir.
– Para mas información contáctanos.

La oferta de nacionalidad a sefardíes satura los Consulados Españoles

La decisión del gobierno de Mariano Rajoy de modificar el Código Civil para conceder la nacionalidad española a los descendientes de los judíos que en 1492 fueron expulsados de la península Ibérica, anunciada el viernes, ha despertado un desmesurado interés en los ciudadanos israelíes, que con sus consultas han saturado los consulados españoles en Tel Aviv y Jerusalén. Hasta ahora los llamados sefardíes podían solicitar la nacionalidad española con procedimientos lentos y farragosos, y renunciando a sus otros pasaportes. A partir de ahora, por una iniciativa del ministerio de Justicia que aún debe votarse en el parlamento, podrán conservar más nacionalidades aparte de la española.

Pruebas como condición de sefardíes: certificados del rabino, apellidos o ladino

Los requisitos alternativos que el anteproyecto de ley establece como suficientes para conceder la nacionalidad española a los sefardíes:

Un certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual.

Apellidos del interesado o el idioma familiar (ladino).

Un certificado de la Federación de Comunidades Judías de España en el que se acredite que el interesado es sefardí.

La inclusión del peticionario o su descendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España.

La vinculación o parentesco del solicitante con una persona o familia de las mencionadas en el apartado anterior.

Los solicitantes podrán presentar su documentación por un periodo de dos años después de que la ley se publique en el Boletín Oficial del Estado. El consejo de ministros puede prorrogar ese plazo un año más.