La angustia del Brexit: los británicos hacen fila para convertirse en españoles

La angustia del Brexit: los británicos hacen fila para convertirse en españoles

Este año se dispararon un 431% los pedidos de nacionalización con el objetivo de retener las ventajas de la ciudadanía europea; las autoridades no dan abasto con las solicitudes

MADRID.- "Somos los rehenes del Brexit." Camila Hillier-Fry cuenta que vive en un mar de incertidumbre desde el referéndum que disparó la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE). Inglesa afincada desde hace años en España, teme perder derechos que creía garantizados: la residencia, el acceso a la sanidad pública y el permiso para trabajar.


Ahora que la ruptura va en serio afronta un dilema emocional. Se plantea renunciar a la ciudadanía británica y hacerse española, el único camino seguro que se le abre para sortear el limbo legal en que la deposita la política de la primera ministra británica, Theresa May.

Hay cientos que ya dieron ese paso angustioso. Las inscripciones de británicos para pasar el examen de ciudadanía española aumentaron un 431% desde enero en relación a la media del año anterior, según cifras oficiales del Ministerio de Justicia.


Las autoridades no dan abasto con las solicitudes. España es el país europeo con más expatriados británicos: 308.821 figuran en el padrón (casi el doble que en Francia). Gozan por ahora de los mismos derechos que los locales, excepto la posibilidad de votar en elecciones generales o autonómicas.

"Si Gran Bretaña sale de la UE sin acuerdo, como amenaza May, todos nuestros derechos europeos se extinguirán de golpe. Nadie piensa en nosotros", se queja Hillier-Fry, socia de una consultora de recursos humanos y fundadora de la plataforma Eurocitizens, que pelea para que a los residentes en el exterior se le extiendan en el tiempo los derechos que da la ciudadanía europea.


Entre las libertades en riesgo figura la circulación y residencia en los 28 países del bloque, la posibilidad de trabajar sin tramitar permisos y el reconocimiento automático de títulos universitarios.

La situación se hace más delicada para los jubilados británicos que eligieron mudarse a la costa valenciana o andaluza -el grueso de la comunidad-, a quienes las consecuencias del Brexit podrían dejar sin cobertura médica pública en un momento de la vida en que ningún seguro privado los aceptaría.

"Imagina la situación que se le plantea a una persona mayor, que la única manera de mantener esos beneficios lógicos consiste en renunciar a su patria", explica Michael Harris, otro activista forzado por las circunstancias. Es escritor, vive desde 1982 en Madrid y ahora, a los 61 años, pasó los dos exámenes -idioma e integración- requeridos para la concesión del pasaporte español.

España no tiene un acuerdo de doble ciudadanía con Gran Bretaña y no permite que los británicos naturalizados sigan usando su nacionalidad original. En cambio, a un español que adquiera la nacionalidad británica se le consiente tener las dos si solicitan esa voluntad.

George Thomas, de 76 años, es otro de los que inició el amargo trámite que lo llevará a abandonar a su condición de británico. "A esta altura de mi vida no puedo arriesgarme a que España quede obligada a imponerme condiciones desfavorables", dice. Hace 18 años que vive en Javea, un pueblo de playa donde hay censados 5000 ingleses sobre 27.000 habitantes. Él llegó a ser concejal socialista y aprovecha su posición para convertirse en vocero de sus connacionales.

Una ruptura por las malas afectaría también a los miles de jubilados británicos que tienen propiedades en la costa mediterránea y pasan largas temporadas allí. Ahora peligra su libertad para entrar al país sin trabas y para usar la salud pública.

Los ingleses afincados en España mantenían la esperanza de que el proceso del Brexit fuera amigable y atendiera los derechos de los expatriados. Pero desde que la semana pasada May invocó el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inició a las negociaciones de salida, la discusión se volvió agria.
Detonante

Desde ese momento, entre Madrid y Londres estallaron tensiones inesperadas.

El detonante fue la decisión del Consejo Europeo de concederle a España poder de veto en cualquier acuerdo que la UE alcance con Gran Bretaña sobre la situación de Gibraltar, el enclave del sur de la península ibérica sometido a una disputa de soberanía desde el siglo XVIII.

Michael Howard, ex líder de los conservadores, enturbió las relaciones al advertir que May estaría dispuesta a defender la soberanía británica de Gibraltar como hizo Margaret Thatcher en las islas Malvinas. La primera ministra bajó el tono 48 horas después, pero sin condena explícita de la amenaza de guerra.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, contraatacó con la sugerencia de que su país apoyaría el ingreso de Escocia en la UE. Un escenario que requeriría primero otro referéndum de independencia, algo a lo que May se resiste.

Para los británicos que viven en España el ruido diplomático complica la expectativa de un acuerdo bilateral que blinde los derechos de los respectivos migrantes después del Brexit.

"La situación es parecida a la que sufren los españoles [132.000, según cifras oficiales] que viven en Gran Bretaña. Somos moneda de cambio y nadie tiene en cuenta dónde nos dejan", insiste Hillier-Fry. La mayoría empieza a resignarse a cambiar de ciudadanía. La historia se repite en casi todos los países de la UE.

La opción más lógica es Irlanda, de vínculos muy cercanos con Gran Bretaña y que permite la posibilidad de tener la doble nacionalidad.

Pero también hay ingleses que rastrean sus raíces en Italia -país más permisivo de lo normal en la concesión de pasaportes- o investigan leyes de reparación, como la vigente en Alemania para descendientes de personas perseguidas durante el nazismo, o la que rige en Portugal para judíos de origen sefardí.

Fuente:http://www.lanacion.com.ar/2007121-la-angustia-del-brexit-los-britanicos-hacen-fila-para-convertirse-en-espanoles

Las reformas que se necesitan para adquirir la Nacionalidad Española

Legislar es complicado, no sólo por el hecho de “ordenar” situaciones delicadas, sino porque también es muy difícil satisfacer a todo el mundo.

Si además se hace deprisa y corriendo, es posible que aparezcan fallos que, obviamente, habrán de subsanar cuanto antes, y con las prisas, lo que ha venido siendo habitual ha sido añadir lo que falta en otra norma, y así tenemos la legislación española, las materias dispersas e incorporando un plus de complejidad a los esforzados abogados a los que se les exige estar al día en todo momento sobre cualquier asunto. Pasa en todos los ámbitos y por poner un ejemplo, en materia de nacionalidad.

Si todos los asuntos que toca el Derecho son sensibles, imagínense las cuestiones de ciudadanía que tiene tantísimas consecuencias tanto en la esfera de la vida pública como en la esfera de la vida privada.

Es el propio Ministerio de Justicia el que tiene que elaborar año tras año unas tablas sobre nacionalidad y el estado civil, con el riesgo de no incluir alguna de las modificaciones existes. Y no debe ser tarea sencilla, sólo de nacionalidad tienen tres hojas de normativa que tienen que vigilar si siguen vigentes, o si han sufrido modificaciones.

Por eso de entre todas las tareas que les encomendaría, una de ellas sería una propuesta de Ley Integral sobre Nacionalidad, a modo de Texto Refundido, que dé unidad a toda la normativa dispersa, pudiendo inspirarse en el Tratado Europeo de Nacionalidad, o incluso firmándolo y ratificándolo y sobre todo que de respuestas a situaciones que se han ido creando, por citar algún ejemplo, para saber si existen facilidades para su adquisición en casos que a día de hoy no contempla la Ley como son las siguientes situaciones: 

hijos de quienes adquirieron la nacionalidad, descendientes a su vez de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio. (LEY 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, SP/LEG/4491), 

hijos mayores de edad de quienes hubieran recuperado la ciudadanía española, 

descendientes de quienes originariamente fueran españoles, 

nietos de abuelas que no transmitieron la nacionalidad española,

hijos de quienes nacidos españoles son residentes en el extranjero pero no comunicaron en plazo su deseo de mantenerla, y ahora quieren recuperarla.

Permiso de residencia por compra de residencia

El 27 de septiembre de 2013, se aprobó la  Ley 14/2013 , de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Que se publicó en el B.O.E. del  Sábado 28 de Septiembre de 2013. Entre otras cuestiones, recoge la posibilidad de que inversores extranjeros obtengan un permiso de residencia de España por la compra de una vivienda. A este respecto, el proyecto inicial de obtención del permiso de residencia por compra de una vivienda de 160.000  euros, incrementada luego a 500.000 Euros, así como se recoge agilizar  los visados de residencia para inversores extranjeros.
Aquí reseñamos los aspectos mas importantes sobre la obtención de residencia por compra de una vivienda en España:

1-Visado de residencia para inversores extranjeros:
Se considera como inversión , la adquisición de  bienes inmuebles en España con una inversión por valor igual o superior a 500.000 euros .

2-Efectos del visado para inversores:
La concesión del visado de residencia por parte el inversor extranjero , constituirá título suficiente para residir en España durante al menos un año.

3-Autorización de residencia para inversores extranjeros:
Los inversores extranjeros que quieren residir en España, pueden solicitar la residencia  para inversores y tienen que cumplir los requisitos siguientes:
– Ser titular del visado de residencia para inversores.
– Haber viajado a España al menos una vez durante el periodo autorizado para residir.
– Para mas información contáctanos.

La oferta de nacionalidad a sefardíes satura los Consulados Españoles

La decisión del gobierno de Mariano Rajoy de modificar el Código Civil para conceder la nacionalidad española a los descendientes de los judíos que en 1492 fueron expulsados de la península Ibérica, anunciada el viernes, ha despertado un desmesurado interés en los ciudadanos israelíes, que con sus consultas han saturado los consulados españoles en Tel Aviv y Jerusalén. Hasta ahora los llamados sefardíes podían solicitar la nacionalidad española con procedimientos lentos y farragosos, y renunciando a sus otros pasaportes. A partir de ahora, por una iniciativa del ministerio de Justicia que aún debe votarse en el parlamento, podrán conservar más nacionalidades aparte de la española.

Pruebas como condición de sefardíes: certificados del rabino, apellidos o ladino

Los requisitos alternativos que el anteproyecto de ley establece como suficientes para conceder la nacionalidad española a los sefardíes:

Un certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual.

Apellidos del interesado o el idioma familiar (ladino).

Un certificado de la Federación de Comunidades Judías de España en el que se acredite que el interesado es sefardí.

La inclusión del peticionario o su descendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España.

La vinculación o parentesco del solicitante con una persona o familia de las mencionadas en el apartado anterior.

Los solicitantes podrán presentar su documentación por un periodo de dos años después de que la ley se publique en el Boletín Oficial del Estado. El consejo de ministros puede prorrogar ese plazo un año más.

"Visado de Residencia para Inversores en España"

En las próximas semanas verá la luz uno de los proyectos de mayor calado comprometido por Mariano Rajoy antes de que ganara las elecciones generales en noviembre de 2001, la Ley de Emprendedores, una norma con la que el Gobierno quiere aumentar el emprendimiento venga de donde venga, tanto de dentro como de fuera de España en un momento en el que nuestro país está acusando la fuga de talento por las escasas oportunidades de empleo.

Esta misma semana, el ministro alemán de Economía, Philipp Rósler, anunciaba que su Gobierno estaba estudiando ofrecerla doble nacionalidad a profesionales cualificados extranjeros para hacer más atractivo su traslado a Alemania. En línea con esta decisión de nuestros vecinos alemanes, el Gobierno de Mariano Rajoy creará el denominado «visado de residencia para inversores». Un reclamo con el que el Ejecutivo quiere atraer capital hacia España y con él creación de empleo.

El personal al que ahora se le ofrece la residencia es muy distinto al que llegó a nuestro país al calor de largos años de bonanza económica, cinco millones trabajadores, la mayor parte de ellos poco cualificados que acabaron en los sectores de servicios y construcción y que son los que más han sufrido el impacto de la crisis. Ahora, el perfil es totalmente opuesto: se buscan trabajadores cualificados, investigadores e inversores que compren nuestros inmuebles y nuestra deuda.

Las condiciones:

En el borrador de «anteproyecto de ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización», al que ha tenido acceso ABC, se detalla que los extranjeros que se propongan entrar o residir, o que ya residan en España verán facilitada su entrada y permanencia en nuestro país por razones de interés económico, siempre que acrediten ser inversores, emprendedores, profesionales altamente cualificados, investigadores o científicos o trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales dentro de la misma empresa o grupo de empresas.

Pero lograr un visado para residentes tendrá unos condicionantes. La norma, que probablemente recibirá el visto bueno del Consejo de Ministros antes de que acabe este mes de mayo, prevé que el extranjero que se proponga entrar o residir en nuestro país tendrá que acreditar el cumplimiento de unos requisitos. 
Entre ellos, contar con un seguro público o privado de enfermedad concertado con una aseguradora autorizada para operaren España, carecer de antecedentes penales y contar con recursos suficientes para sí y para los miembros de su familia, que también podrán pedir la residencia en España.

El anteproyecto de ley de emprendedores incluye, asimismo, importantes incentivos fiscales y laborales, así como medidas para favorecer el acceso al crédito.

Quienes podrán pedir visado:

Medio millón en inmuebles-Los extranjeros que compren inmuebles en España por un valor conjunto igual o superior a 500.000 euros lograrán la residencia.

Personal muy cualificado-Podrán solicitar la autorización las empresas que necesiten personal directivo altamente cualificado si cumplen ciertos requisitos.

Investigadores y científicos-Aquellos trabajadores que realicen actividades de investigación, desarrollo e innovación en entidades públicas o privadas.

Un millón en deuda y acciones-Quienes inviertan un millón de euros o más en deuda pública, acciones y participaciones de empresas españolas o depósitos en bancos españoles.

Profesores universitarios-La residencia también se concederá a profesores contratados por órganos o centros de educación superior o escuelas de negocio.

Inicio de una nueva actividad-Se tendrá el cuenta el perfil y el plan de negocio que se presente para poner en marcha una nueva actividad profesional.

Los nuevos permisos de residencia lucrativos


El Gobierno planea conceder el permiso de residencia en España a los extranjeros que compren deuda soberana o que creen empleo en nuestro país. Para ello, deberán cumplir unos compromisos de duración de las inversiones y los puestos de trabajo. Además, el Ejecutivo apuesta por conceder la residencia a quienes compren viviendas o acudan a escuelas de negocios.
El Gobierno concederá el permiso de residencia en España a los extranjeros que inviertan en deuda soberana española o creen empresas que generen empleo. También plantea extender ese permiso a quienes compren viviendas por encima de un determinado precio o a quienes se enrolen en algunos programas de escuelas de negocios. Es la propuesta que prepara una comisión interministerial liderada por el ministerio de Empleo y en la que están incluidos también los de Economía, Exteriores, Interior y Justicia, según han revelado aVozpópuli fuentes del Gobierno.
“La propuesta está orientada a atraer inversión extranjera a nuestro país” y eliminar las trabas que –según esas fuentes—la limitan en la actualidad. Para ello, el Ejecutivo contempla conceder la nacionalidad española a los extranjeros que quepan bajo alguno de los siguientes capítulos:
  • Inversión en deuda soberana: El Gobierno apuesta por extender ese permiso a quienes compren bonos o letras del Tesoro Público siempre que cumplan los requisitos de inversión y permanencia mínimos que todavía deben determinarse.
  • Creación de empresas y empleo en nuestro país: La residencia se extendería también a quienes creen empresas y empleo en España. Pese a que los criterios tampoco se han determinado, este es el capítulo al que más tiempo está dedicando la comisión interministerial que pretende exigir una “estabilidad en el horizonte temporal” antes de conceder el permiso. En la práctica, según fuentes de Empleo, eso significará exigir contratos de larga duración y garantías de estabilidad en las inversiones (por ejemplo, para empresas que tengan contratas con administraciones públicas). Ésta parte del plan es la principal preocupación del ministerio que, aunque todavía no quiere poner cifras concretas, maneja exigir un mínimo de 5 contratos de larga duración para poder acceder al permiso.
  • Compra de vivienda: La residencia se otorgaría también a quien adquiera una vivienda por encima de un determinado umbral. También aquí faltan por cerrar criterios pero la propuesta del ministerio de Economía es la de concederla a quienes adquieran pisos con un valor superior a los 160.000 euros.
  • Escuelas de negocio: Podrían beneficiarse de ella no sólo los estudiantes de programas de larga duración sino, sobre todo, los profesores a los que algunas escuelas han intentado atraer. “Se trata de facilitar la atracción del talento”, afirman fuentes de Empleo. 
  • El plan está ya redactado a nivel técnico por la comisión interministerial y pretende introducir el concepto de “permiso de residencia lucrativo”. Para ello está resultando especialmente relevante el contacto con los ministerios de Interior y Justicia (también integrados en el grupo de trabajo de Empleo) puesto que en la actualidad la ley sólo permite el denominado “permiso de residencia no lucrativo” que prohíbe realizar actividades laborales.
Los requisitos para acogerse: tener medios económicos y seguros
Los requisitos que la nueva propuesta contempla son similares a los que ya existe para quienes reciben el permiso sin venir a trabajar: fundamentalmente carecer de antecedentes penales, tener medios económicos para sufragar su estancia y su regreso al país de origen y contratar un seguro público o privado de enfermedad con alguna entidad autorizada en España.

Plan Intensivo de Nacionalidad Española


Ante la incertidumbre suscitada en distintos medios de comunicación y canales sociales, en torno a la situación actual del Plan Intensivo de Nacionalidad,  por fuentes solventes de la Dirección General de los Registros y del Notariado que:
  • A fecha de hoy se han digitalizado 450.000 de los 475.000 expedientes de nacionalidad actualmente existentes, entre ellos el 100% de los expedientes que estaban presentados en el momento de iniciarse el plan.
  • Se han resuelto ya, a razón de una media de 5.000 diarios, cerca de 150.000 expedientes.
  • Se ha priorizado siempre la tramitación por el orden de recepción de expedientes, si bien cabe la posibilidad de que se hayan resuelto expedientes presentados posteriormente a otros debido a la distinta complejidad de unos sobre otros y al orden de recepción de los informes preceptivos conforme a la Ley. El número de concesiones tramitadas de 2010 es extraordinariamente superior a las de los años 2011 y 2012.
  • Adicionalmente se han tramitado fuera del plan intensivo los expedientes aún pendientes de los más de 150.000 presentados en 2009 y cantidades residuales de años anteriores, si bien de ellos aún quedan 14.000 pendientes de informes o de aportación de documentos, debido a su mayor complejidad.
  • Cada mes se reciben aproximadamente 12.500 nuevas solicitudes de nacionalidad, que serán sometidas al plan intensivo de tramitación una vez se termine con los expedientes atrasados de años anteriores.
  • Diariamente se ponen al servicio del cumplimiento de este objetivo los efectivos tecnológicos y recursos disponibles que son necesarios.
  • Todos los agentes implicados en el plan, a nivel institucional, administrativo y/o tecnológico, están trabajando en coordinación para dar respuesta a todos los expedientes y concluir el plan a la mayor brevedad posible. El Plan Intensivo de Nacionalidad puesto en marcha en junio de 2012 es uno de los mayores proyectos tecnológicos acometidos por el Ministerio de Justicia, tanto por lo que a modernización de la Administración Pública se refiere como por el compromiso y la responsabilidad que ésta mantiene con sus ciudadanos, así como por su envergadura e implicaciones. Tal y como se anunció desde el Ministerio al poner en marcha este plan, los expedientes acumulados durante los pasados años, a los que se seguirá dando trámite por riguroso orden cronológico, estarán resueltos antes del verano de 2013.